Soto y Yanquis, una necesidad mutua para responder en 2024

Juan Soto llega a Nueva York necesitando que la industria vea una versión similar a la de 2021, cuando fue segundo en la carrera al MVP con un WAR de 7.1 y un OPS de .999. Su objetivo es demandar una compensación acorde a su talento en noviembre del próximo año, ante el reducido grupo de equipos que tienen los recursos que él busca. Durante las Reuniones de Invierno en Nashville, donde se concretó su traspaso a los Yanquis, hasta diez equipos compitieron por sus servicios, presionando al gerente de los Padres, A.J. Preller. Sin embargo, la determinación y persistencia de los Yanquis fue tan destacable que recurrieron a Omar Minaya, antiguo colaborador de Preller en los Padres y actual asistente de Brian Cashman, para persuadir a los californianos de que la mejor oferta provenía del Bronx.

Soto y los Yanquis se benefician mutuamente en esta transacción, al menos hasta 2024. A partir de entonces, la situación podría cambiar drásticamente, ya que su valor podría aumentar exponencialmente o caer tras rechazar la oferta más alta registrada hasta el momento. Brian Cashman, el gerente general de los Yanquis, expresó su enfoque en el futuro cercano al afirmar: "Para los Yanquis, el futuro siempre es hoy. Nuestro objetivo es 2024, y estamos decididos a ser el último equipo en pie". Esta declaración refleja la urgencia de los Yanquis por mejorar su desempeño.

En 2023, la ofensiva de los Yanquis fue decepcionante, ya que ocuparon el lugar 24 en OPS, el 25 en carreras anotadas y el 27 en OBP. La adquisición de Soto se presenta como una solución inmediata para paliar esta deficiencia en el equipo y restaurar sus aspiraciones de playoffs. Cashman comentó al respecto: "Sin lugar a dudas, nos mejora de forma significativa. Estamos emocionados por lo que esta adquisición puede aportar en términos de equilibrio y rendimiento. Aunque nos dolió renunciar a algunas piezas valiosas, consideramos que esta incorporación nos brinda uno de los mejores bateadores del juego".

Para Soto, la perspectiva de jugar 81 partidos en el Yankee Stadium es un atractivo considerable, más allá de la distinción de vestir el uniforme del equipo más emblemático del béisbol. Las dimensiones del estadio, con sus 314 pies en el jardín derecho y 385 pies entre el central y el jardín derecho, son especialmente atractivas para un bateador como él. De acuerdo con Savant, en 2023, el Yankee Stadium fue el tercer estadio donde se conectaron más cuadrangulares (116), repitiendo la misma posición que ocupó en 2022 y 2021. Además, 21 de los 35 jonrones de Soto en esa temporada fueron por el lado derecho del campo.

Soto, quien cumplió 25 años en octubre, es más joven que siete de los 17 jugadores que recibieron votos para el Novato del Año en 2023. Si logra rendir como se espera en Nueva York, el equipo podría estar dispuesto a ofrecerle la gran suma que busca. En resumen, esta transferencia marca un momento crucial tanto para Juan Soto como para los Yanquis de Nueva York, ya que buscan revitalizar su desempeño en la próxima temporada y más allá.

Subir